Angus Deaton es claramente Keynesiano…

Keynes 4
La Academia Sueca de las Ciencias ha galardonado al británico-estadounidense Angus Deaton (Edimburgo, 1945) con el premio Nobel de Economía por “su análisis sobre el consumo, la pobreza y el bienestar”. Catedrático de la Universidad de Princeton (EE UU), matemático de formación y economista “diferente”, Deaton destaca por su capacidad para relacionar elecciones individuales con indicadores agregados y por sus dotes para saber relacionar los dos mundos económicos que él demostró perfectamente complementarios: el de la microeconomía y el de la macroeconomía.
Su particular manera de analizar las carencias y necesidades del consumidor (micro), trabajador que con su renta financia vía impuestos los grandes agregados de cada país (macro), permite descubrir un riguroso análisis…
Convencido keynesiano, Deaton pertenece al numeroso grupo de economistas que han atacado directamente las políticas de austeridad. En sus diversos estudios y artículos, este profesor critica abiertamente el sistema con el que los países periféricos de Europa (incluida España), han obedecido las directrices de Bruselas para tratar la crisis económica y avisa sobre sus alarmantes consecuencias. “Todos quisiéramos ser felices, pero una gran parte del mundo está hoy preocupada porque los programas de austeridad que muchos países padecen nos harán infelices, quizá durante bastantes años”, señala Angus Deaton, añadiendo… “reducen ingresos, recortan beneficios y destruyen empleos”. Y su crítica directa se ha centrado claramente en la desigualdad.
La clave de su trabajo analiza cómo las reformas impositivas afectan a la asignación de recursos de los consumidores. Es un interesante análisis de la distribución del ingreso de los agentes económicos entre gasto y ahorro. Predecir este comportamiento significa poder valorar la repercusión de las decisiones fiscales sobre el ciclo económico.
Keynes fue un defensor de la intervención estatal. El británico sostenía la viabilidad de las políticas fiscales y monetarias activas, que tenían como efecto contrarrestar las perturbaciones de la demanda privada.
Economistas como Angus Deaton nos permiten ser Keynesianos…

 

Mark de Zabaleta

Anuncios

29X29 … El verdadero Keynesianismo.

Keynes 4

Parece fácil recordar la fecha (29 de Octubre de 1929) del desplome bursátil de Wall Street, inicio de la , hasta ahora, mayor crisis financiera y económica a nivel mundial. Vamos a comentar el escenario en que se produjo: Alto consumo, Ventas a plazos, Confianza en la capacidad industrial/empresarial de los EEUU…y Euforia bursátil.
La Bolsa no dejaba de subir y las familias se endeudaban para seguir comprando acciones. Una acción que cotizaba a 2 dólares en 1921, ¡se negociaba a 119 dólares en 1929! Gran número de Bancos y una política de dinero barato, servían para “echar leña” al fuego inversor.
Un buen día, en Octubre de 1929, esta burbuja de constante crecimiento, reventó. El recién elegido Presidente, el Republicano Herbert Clark Hoover, estimó que la economía se estabilizaría por sí misma. Y no hicieron prácticamente nada. La crisis se extendió por todo el mundo. Solamente Rusia y Japón se mantuvieron al margen.
Hubo que esperar a un nuevo Presidente Demócrata, Franklin D. Roosevelt en 1933, para iniciar el “New Deal” con un importante Plan de Inversiones combinando la devaluación del dólar con las ideas keynesianas…
Roosevelt, valiéndose del New Deal, movilizó dinero público para generar actividad económica y poder adquisitivo tal como propuso John Maynard Keynes, al que siguió en gran parte de sus postulados. Los principios económicos expuestos por Adam Smith ya no eran la referencia incontestable, pues no habían sido capaces de solucionar la Gran Crisis de 1929.
Keynes apostó por la estimulación de la Demanda y el Incremento del Poder Adquisitivo, pilar básico del capitalismo. Proponía que el Estado tuviera un papel protagonista: ya no era aquel Estado que, siguiendo los postulados propios del liberalismo económico, no debía de intervenir en la economía, dejando que fueran las libres fuerzas del mercado las que resolvieran la crisis, sino que, muy al contrario, era necesario el empleo de los fondos públicos hasta el momento en que los recursos privados se recuperaran.
Los historiadores están de acuerdo en afirmar que el economista británico influyó en la política del New Deal de Roosevelt… El presidente estaba proponiendo un nuevo Estado con funciones extraordinarias que hasta ahora sólo se habían acometido en estado de guerra.
Un Estado que tendría que realizar inversiones en Obras Públicas, debía proporcionar ayudas a las empresas a pesar de se sufriría un Aumento inmediato del Déficit Público. Pero, siguiendo sus razonamientos, se conseguiría de este modo una Creación de Puestos de Trabajo, reducción del paro, aumento de la renta familiar y, finalmente, un crecimiento del consumo que provocaría un aumento de producción de bienes y servicios, aumento de los ingresos del estado y reducción del déficit público.
Sin embargo, entre los numerosos escritosde Keynes existe un interesante artículo, poco conocido, que puede servir de referencia para la actual política económica y que se titulaba: La Autosuficiencia Nacional, escrito en 1933 y publicado en la Yale Review, en plena crisis. Allí afirmaba: “Como la mayoría de los ingleses, he sido educado en el respeto del libre cambio”. Pero “mis esperanzas, mis preocupaciones y mis temores han cambiado”, en forma similar a lo que le ocurría a la mayor parte de su generación en el mundo entero. Ahora no estaba “persuadido de que los beneficios económicos de la división internacional del trabajo sean comparables a lo que fueron”, aunque un nivel elevado de especialización internacional continuaba siendo necesario en un mundo racional.
Sin embargo, para una gama de más en más extendida de productos industriales, e incluso agrícolas, Keynes no creía que las pérdidas económicas debidas a la autosuficiencia “sean superiores a las ventajas” que pueden obtenerse en el marco de una misma organización económica y financiera nacional. Y proclamaba: “Produzcamos en nuestro país cada vez que sea razonable y prácticamente posible, y sobre todo, hagamos lo necesario para que las finanzas sean nacionales”. Parece un tema a estudiar…
Keynes hablaba de estimular la Demanda (del pueblo) incrementando su poder adquisitivo, hablaba de producir en cada país…no hablaba de rescates (interesados) entre Estados de una Comunidad Virtual que dan subvenciones a los países pobres para que sigan comprando a los ricos…
Aunque todo el mundo quiera llamarse keynesiano…

Mark de Zabaleta

¿Votaremos Keynes?

Keynes 4

“Curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado”… (Alberto Moravia)
“La economía, estúpido”, sin verbo, era una de las claves en las que James Carville, estratega de la campaña presidencial 92 de Bill Clinton, quería centrar la importancia de un mandato político…
Y es obvio que en España hay que solucionar la Economía…
Rajoy no solo no ha mejorado la situación de la economía española sino que la ha empeorado sensiblemente, Y el daño que ha causado es tan grande que resultará imposible aliviarlo en muchos años esperando que vaya cambiando la tendencia política. Los datos macroeconómicos son determinantes y no se pueden maquillar. Basta con ver el paro…
Hay que recordar a De Guindos (y a este gobierno) la frase de Groucho Marx: ¿A quién va usted a creer?, ¿a mí, o a sus propios ojos?
Es necesario un cambio de rumbo para terminar con las políticas que han arruinado a España y que siguen dispuestas a seguir haciéndolo solo para hacer aún más ricos a los mismos de siempre…
Paul Krugman escribe: los únicos “expertos” que siempre siguen ahí son lo que cometieron todos los errores aprobados. Es una especie de “hermandad del fracaso”: hombres y mujeres unidos por una historia compartida de equivocarse en todo, y negarse a admitirlo… ¿tendrán oportunidad de escribir más capítulos en su reinado del error?
John Maynard Keynes publicó su “Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero” cuando el mundo estaba sufriendo todavía el masivo desempleo de la gran depresión. La desilusión era total respecto a un orden económico que dejaba a tantos hombres sin trabajo…y en España ahora estamos peor…
La “Teoría general” desencadenó una “Revolución Keynesiana” en el pensamiento económico, y especialmente en la consideración de la viabilidad y conveniencia de la gestión del sector público del nivel agregado de la demanda…
¿Elegiremos a Keynes?

Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta: la carta de Keynes a Mariano

Keynes 4

El 31 de diciembre de 1933 el economista John Maynard Keynes dirigió una carta abierta a Franklin Roosevelt, el único presidente de Estados Unidos que supo enfrentarse al verdadero poder financiero. Si Keynes estuviera vivo, habría enviado a Mariano Rajoy una carta muy parecida. Considerando el estado actual de la economía mundial, y especialmente el paro en España, es importante recuperar los puntos clave de ese gran escrito.
Recordaba Keynes al mandatario: “Usted se enfrenta a una doble tarea: recuperación de la crisis y la aprobación de reformas económicas y sociales que debieron haber sido introducidas hace mucho. El objetivo de la recuperación es incrementar el producto y el empleo. En nuestro mundo el producto se destina a ser vendido y su volumen depende del poder de compra que le hará frente en el mercado. Un incremento en el producto requiere de por lo menos uno de tres factores. Las personas deben ser inducidas a gastar una mayor parte de su ingreso, o las empresas deben ser persuadidas, ya sea por una mayor confianza o por una menor tasa de interés, a contratar más personal y así crear más ingresos en manos de sus empleados. Alternativamente, la autoridad pública debe ser llamada a crear ingresos adicionales a través del gasto público. Cuando los tiempos son malos no se puede esperar que el primer factor (Consumo) funcione a una escala adecuada. El segundo factor (Inversión empresas) no podrá operar sino hasta que el gobierno haya revertido la situación a través del gasto público. En consecuencia, el mayor impulso para salir del bache sólo puede provenir del tercer factor (Gasto Público).”
Keynes confirmaba su teoría de la demanda efectiva para indicar que en tiempos de crisis, cuando el gasto y las expectativas se deprimen, la inversión privada se contrae y no puede ser el motor para rescatar una economía que no funciona. El gasto público es la alternativa para suplir la deficiencia en la demanda agregada.
Las políticas de austeridad que han aplicado estos cuatro años siguiendo las directrices europeas son la antítesis de esta visión… ¡una gran torpeza!
Pero llegan las elecciones, y el presidente del Gobierno ha vuelto a sacar de la chistera la famosa promesa hecha en septiembre de 2011, cuando anunció la creación de 3,5 millones de empleos si los conservadores ganaban las elecciones de aquel año.
Rajoy se ha propuesto ahora crear tres millones de empleos en la próxima legislatura, “porque es un objetivo alcanzable si no cometemos torpezas”…
¿Alguien se lo cree?

Mark de Zabaleta

Un paro de más del 20% hasta el 2017…

Galbraith

Las previsiones económicas de los expertos europeos son maravillosas. Recordemos una vez más a Galbraith: “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”.
Ahora la Comisión Europea confirma la consolidación de la recuperación de la economía española y mejora sus previsiones de PIB para 2015 (seis décimas hasta 2,3%) y 2016 (tres décimas hasta 2,5%). El fortalecimiento de la actividad se apoyará en el empuje de la demanda interna, en un contexto de aumento de la confianza, gracias a la reactivación del mercado laboral, las favorables condiciones de financiación y el impacto positivo del abaratamiento de la energía sobre la renta. En cuanto a las exportaciones, mantendrán su dinamismo, gracias a las ganancias de competitividad y la recuperación de nuestros socios comerciales.
Bruselas considera que el favorable desempeño de la demanda interna (consumo e inversión), junto a los efectos positivos de la bajada del petróleo y de la depreciación del euro, permitirán a España registrar el mayor avance del PIB entre las principales economías europeas y el séptimo mayor entre todos los países de la zona Euro. El paro acelerará su caída, aunque seguirá por encima del 20% hasta 2017, estiman las autoridades comunitarias.
Es muy buen pronóstico, pero el paro en 2014 ha sido para Alemania del 4,8 y la media europea del 9,8 (España un 23,7…), mientras en Estados Unidos ha sido de un 5,6.
¿Consideran una buena noticia que en 2017 sigamos con más del 20% de paro?
John Maynard Keynes decía en su Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero: “Los principales inconvenientes de la sociedad económica en que vivimos son su incapacidad para procurar la ocupación plena y su arbitraria y desigual distribución de la riqueza y de los ingresos”.
Y ante tal diagnóstico era el Estado el encargado de lograr el pleno empleo…
Desgraciadamente no saben cómo hacerlo para España…

Mark de Zabaleta

Mariano: el multiplicador Keynesiano

Keynes 4

El gasto es la función inversa del ahorro, y El multiplicador keynesiano…explica las veces que el dinero gira en una economía.
En la evolución del pensamiento de Keynes las ideas expresadas en su “Teoría general sobre el empleo, el interés y el dinero” representan un desplazamiento desde la estabilización de los precios como objetivo de la política pública (el famoso objetivo de controlar la inflación), a la estabilización de la renta y del empleo a altos niveles.
Hay que ser realistas. Con este nivel de paro…¿les preocupa la inflación?…¡necesitamos que el dinero circule!
La economía política convencional (ya en los años 30’) aconsejaba nuevas deflaciones, bajas de salarios y restricciones presupuestarias, pero todos estos remedios demostraban no hacer sino agravar la enfermedad, en lugar de curarla.
El gasto deficiente, es decir, insuficiente para generar el pleno empleo, puede ser aumentado mediante el estímulo del consumo y de la inversión. La inversión privada puede ser complementada mediante la inversión pública, o sea, por el gasto compensatorio de las autoridades públicas, que dará por resultado una “economía compensatoria” y la socialización parcial de la inversión.
Keynes, como Schumpeter, asigna un lugar de privilegio al empresario y a la innovación en la vida económica. A fin de liberarla de la prudencia tradicional del ahorrador, plantea la eliminación de la figura del rentista mediante unos tipos de interés muy bajos que favorezcan las inversiones.
La “Teoría general” presenta el pleno empleo como el estado normal y deseable de una Economía. Este pleno empleo debe buscarse por todos los medios y, si es necesario, por la intervención del Estado en detrimento del equilibrio presupuestario y de la estabilidad monetaria.
Ni Europa ni el Euro ni el silencio mariano van a solucionar los problemas económicos de España…
¿Podemos pensar en otras soluciones?
Lo dijo Trotsky: “Exponer a los oprimidos la verdad sobre la situación es abrirles el camino de la revolución”…
Mark de Zabaleta

Mark de Zabaleta: seamos Keynesianos.

Keynes 4

John Maynard Keynes publicó su “Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero” cuando el mundo estaba sufriendo todavía el masivo desempleo de la gran depresión. La desilusión era total respecto a un orden económico que dejaba a tantos hombres sin trabajo…y en España ahora estamos peor…
En “La autosuficiencia nacional”, artículo escrito en 1933 y publicado en la Yale Review, en plena crisis económica afirmaba: “Produzcamos en nuestro país cada vez que sea razonable y prácticamente posible, y sobre todo, hagamos lo necesario para que las finanzas sean nacionales”.
Hablaba de “finanzas nacionales”… ¿no es una banca pública?
PODEMOS se ha presentado con un programa en el que apoya rescates a los ciudadanos, un mayor peso del sector público en instituciones y sectores, respaldo a las pymes y una vigilancia, por parte de la sociedad, de los organismos públicos… consolidando una banca al servicio del ciudadano y recuperando el control público en los sectores estratégicos de la economía…
¿Recuerdan la famosa frase de Keynes? Si yo te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo… ¿no es racionalizar la Deuda?

PODEMOS propone la reestructuración de la deuda y derogación del artículo 135 de la Constitución española con el objetivo de garantizar los derechos sociales frente a los intereses de los acreedores y los tenedores de la deuda. Hasta Pedro Sánchez (PSOE) parece estar de acuerdo…
El resultado de las elecciones europeas evidenció la grave crisis política que atraviesa el continente ante una Crisis Económica que nuestros políticos no han sabido resolver… Estamos estancados.
La idea del “estancamiento secular” fue popularizada por primera vez por Hansen, discípulo de Keynes, en la dura década de 1930…una desaceleración del crecimiento de la población y del progreso tecnológico reduciría las oportunidades de inversión. Los ahorros entonces se acumularían sin usarse y el crecimiento se desplomaría a menos que los gobiernos pidieran prestado para apuntalar la demanda.
La “Teoría general” desencadenó una “Revolución Keynesiana” en el pensamiento económico, y especialmente en la consideración de la viabilidad y conveniencia de la gestión del sector público del nivel agregado de la demanda.
Hay que volver a Keynes… y PODEMOS parece tenerlo claro, aunque muchos expertos no parecen aceptarlo. Ya lo anunció Galbraith (keynesiano…): “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”.

Mark de Zabaleta