Aunque China vaya mal… ¡España va bien!

Crisis China

A pesar de la Crisis en China y de una teórica gran bajada del precio del petróleo…que todavía no llega realmente a las gasolineras…España va bien. Casualmente estamos en un año electoral…
El PIB creció un 3,1% en el segundo trimestre. Y nos explican que se debe sobre todo a la mejora de la inversión y al consumo de los hogares, que aumenta un 3,5%. Y, evidentemente, este consumo es la consecuencia de que hay más gente trabajando, porque el empleo sube un 2,9%.
Pero esa gran recuperación española sigue cojeando por el lado de los salarios. Siguen estancados a pesar de la mejora de la economía y apenas suben un 0,2%.
¿Se lo creen?
Porque en España seguimos teniendo un paro oficial del 22,5%. Y los parados siguen sin encontrar trabajo remunerado por mucho que nos quieran vender el milagro de los panes y los peces.
Con las cifras económicas los interés políticos consiguen convencer a casi todo el mundo, y todo depende de la interpretación de un número. Los datos del paro son la gran evidencia, porque son sólo números estadísticos…y con las cifras se manipula mejor que con las palabras.
Ya lo dijo Galbraith: “Para manipular eficazmente a la gente, es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula”.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, aseguraba en abril que España podrá crear 20 millones de empleos con una nueva legislatura del PP si se fortalece la recuperación económica y hay estabilidad política.
A pesar de la crisis bursátil, tras las dudas sobre el crecimiento en China y su frenazo inversor, el partido en el Gobierno prepara ya las Elecciones. Y para ello España tiene que ir bien, cumpliendo exactamente lo anunciado por Montoro.
La recuperación económica (mejor decir Macroeconómica) es, para ellos, muy clara.
Los grandes agregados económicos van de cine, aunque el pueblo no lo perciba…
Luis de Guindos dice que el desplome de la Bolsa se debe a factores “exógenos”. Como gran experto detalla que…”En agosto la liquidez es más reducida y los mercados sobre reaccionan”.
Todo normal. Ya lo dijo Groucho Marx: “Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cuatro años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cuatro años!”

Mark de Zabaleta

29X29 … El verdadero Keynesianismo.

Keynes 4

Parece fácil recordar la fecha (29 de Octubre de 1929) del desplome bursátil de Wall Street, inicio de la , hasta ahora, mayor crisis financiera y económica a nivel mundial. Vamos a comentar el escenario en que se produjo: Alto consumo, Ventas a plazos, Confianza en la capacidad industrial/empresarial de los EEUU…y Euforia bursátil.
La Bolsa no dejaba de subir y las familias se endeudaban para seguir comprando acciones. Una acción que cotizaba a 2 dólares en 1921, ¡se negociaba a 119 dólares en 1929! Gran número de Bancos y una política de dinero barato, servían para “echar leña” al fuego inversor.
Un buen día, en Octubre de 1929, esta burbuja de constante crecimiento, reventó. El recién elegido Presidente, el Republicano Herbert Clark Hoover, estimó que la economía se estabilizaría por sí misma. Y no hicieron prácticamente nada. La crisis se extendió por todo el mundo. Solamente Rusia y Japón se mantuvieron al margen.
Hubo que esperar a un nuevo Presidente Demócrata, Franklin D. Roosevelt en 1933, para iniciar el “New Deal” con un importante Plan de Inversiones combinando la devaluación del dólar con las ideas keynesianas…
Roosevelt, valiéndose del New Deal, movilizó dinero público para generar actividad económica y poder adquisitivo tal como propuso John Maynard Keynes, al que siguió en gran parte de sus postulados. Los principios económicos expuestos por Adam Smith ya no eran la referencia incontestable, pues no habían sido capaces de solucionar la Gran Crisis de 1929.
Keynes apostó por la estimulación de la Demanda y el Incremento del Poder Adquisitivo, pilar básico del capitalismo. Proponía que el Estado tuviera un papel protagonista: ya no era aquel Estado que, siguiendo los postulados propios del liberalismo económico, no debía de intervenir en la economía, dejando que fueran las libres fuerzas del mercado las que resolvieran la crisis, sino que, muy al contrario, era necesario el empleo de los fondos públicos hasta el momento en que los recursos privados se recuperaran.
Los historiadores están de acuerdo en afirmar que el economista británico influyó en la política del New Deal de Roosevelt… El presidente estaba proponiendo un nuevo Estado con funciones extraordinarias que hasta ahora sólo se habían acometido en estado de guerra.
Un Estado que tendría que realizar inversiones en Obras Públicas, debía proporcionar ayudas a las empresas a pesar de se sufriría un Aumento inmediato del Déficit Público. Pero, siguiendo sus razonamientos, se conseguiría de este modo una Creación de Puestos de Trabajo, reducción del paro, aumento de la renta familiar y, finalmente, un crecimiento del consumo que provocaría un aumento de producción de bienes y servicios, aumento de los ingresos del estado y reducción del déficit público.
Sin embargo, entre los numerosos escritosde Keynes existe un interesante artículo, poco conocido, que puede servir de referencia para la actual política económica y que se titulaba: La Autosuficiencia Nacional, escrito en 1933 y publicado en la Yale Review, en plena crisis. Allí afirmaba: “Como la mayoría de los ingleses, he sido educado en el respeto del libre cambio”. Pero “mis esperanzas, mis preocupaciones y mis temores han cambiado”, en forma similar a lo que le ocurría a la mayor parte de su generación en el mundo entero. Ahora no estaba “persuadido de que los beneficios económicos de la división internacional del trabajo sean comparables a lo que fueron”, aunque un nivel elevado de especialización internacional continuaba siendo necesario en un mundo racional.
Sin embargo, para una gama de más en más extendida de productos industriales, e incluso agrícolas, Keynes no creía que las pérdidas económicas debidas a la autosuficiencia “sean superiores a las ventajas” que pueden obtenerse en el marco de una misma organización económica y financiera nacional. Y proclamaba: “Produzcamos en nuestro país cada vez que sea razonable y prácticamente posible, y sobre todo, hagamos lo necesario para que las finanzas sean nacionales”. Parece un tema a estudiar…
Keynes hablaba de estimular la Demanda (del pueblo) incrementando su poder adquisitivo, hablaba de producir en cada país…no hablaba de rescates (interesados) entre Estados de una Comunidad Virtual que dan subvenciones a los países pobres para que sigan comprando a los ricos…
Aunque todo el mundo quiera llamarse keynesiano…

Mark de Zabaleta

Grecia es el comienzo del fin…

Grecia euro

En la Eurozona ya comienzan a temblar los cimientos. Obligados a aprobar un tercer rescate a Grecia, que ya va preparando una vía de escape ruso por si hay problemas, y agobiados por la situación en Francia, Italia y España (sin olvidar a Portugal e Irlanda…)
Para el profesor de Cambridge Ha Joon Chang, un keynesiano, el problema es la moneda única. Esta tiene sentido cuando la introduces en una región que es más o menos homogénea en términos de estructura económica y productividad. Pero el Euro se introdujo en una zona de grandes desequilibrios. Estados Unidos es un país del tamaño de un continente. Hay diferencias de renta importantes, pero hay una unión física, hay transferencias fiscales y el mercado laboral está totalmente integrado, al no haber barreras de idioma.
En Europa, imponer una moneda única fue un gran error.
Aunque Grecia parece ser el detonante, la verdadera bomba que haga estallar el Euro será Francia…donde la depresión ha llegado a una economía “fuerte” de la Euro-UE: la situación ha llegado hasta tal punto que en vez de sancionar a Francia por su déficit excesivo…han aprobado darle una nueva prórroga de dos años, hasta 2017, para volver a situarlo por debajo del límite del 3% del PIB que fija el “famoso” Pacto de Estabilidad y Crecimiento.
Evidentemente el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros (Ecofin) exige más recortes a París (mejor no hablar de Atenas…) ¿aguantará la sociedad francesa más pobreza por la austeridad que impone la zona Euro? ¿Será la Revolución francesa? De momento ya empiezan a votar al FN…Y Grecia hará su revolución…
Para Marine Le Pen los cuatro puntos críticos de la actual crisis y que la UE no ha resuelto tras estos largos años, son la moneda, el control fronterizo, la primacía de la ley francesa, y también lo que llama el patriotismo económico: la facultad de aplicar un proteccionismo inteligente que salvaguarde el modelo social. “No me puedo imaginar una política económica sin un control total sobre nuestro propio dinero”, dice Le Pen. “Recuperar la soberanía monetaria puede ser clave para Francia, España e Italia, dado que el euro ha creado una absurda división norte-sur, donde todas las políticas se toman en Bruselas”. De Grecia ya ni comentar…
La situación que afronta Italia para tratar de solucionar la inmigración masiva ha puesto en evidencia que no existe realmente “una” UE,…y cada país tiene que “buscarse las habichuelas”. Y con el Euro pasa exactamente igual. Lo importante es que Alemania tenga un amplio mercado europeo para vender sin riesgo de cambio…y lo del paro en España y Grecia ya lo solucionará cada cual…¡como la inmigración!
El fin del Euro llegará. Tiempo al tiempo… de momento, tras poner Grecia en venta y no haber respetado su programa electoral… ahora Tsipras dimite.
Como dijo Groucho Marx: Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cuatro años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cuatro años!

Mark de Zabaleta

Ciertamente, en España no podremos ser Calvinistas.

Calvino
Está claro que estos cuatro “años Marianos” no han resultado muy positivos…
En la historia reciente de España, nunca se había conocido una situación económica tan desastrosa como la que enfrenta el país en estos momentos, sin una guerra o una revolución de por medio. Además ha habido revoluciones y guerras que no han llevado a la economía nacional hasta esta situación.
Ningún Gobierno había endeudado tanto al país en contra de los intereses de su pueblo. Y se ha deformado la realidad a la hora de informar a los ciudadanos, ignorando totalmente el sufrimiento de los mismos.
Ha subido el paro en España, hemos disminuido el PIB, y la deuda pública, evidentemente, también ha subido, y ya supone un 100% del PIB (que en diciembre del 2011 era “solo” un 69,3%)…
Pagar los intereses de esta Deuda supone ya un 3,75% del PIB…y sigue subiendo…porque, además, el coste de la financiación se ha incrementado…
Tal como escribió Keynes en su “Teoría general del empleo, el interés y el dinero”, de 1936, el análisis económico debía ser reconstruido para llevar los problemas agregativos a corto plazo al centro de la escena. No se trata de esperar al Largo Plazo de dentro de unos años… Para hablar de Consumo y de Ahorro es necesario generar Rentas. Y las rentas son generadas por la inversión…que puede verse frustrada si las expectativas de los empresarios son pesimistas.
Para Keynes la eficacia marginal del capital era una cuestión de expectativas, de tal modo que el cambiante humor de la comunidad empresarial podría contrarrestar incluso unos bajos tipos de interés favorables a la inversión…
¿Tenemos expectativas…o sólo nos queda pensar que a largo plazo todos muertos…como afirmaba Keynes?
Y parece que los votantes “creyentes” están perdiendo su FE y ya no creen en tantas promesas de expectativas… ¿Quién puede hablar de “brotes verdes” ante tanta austeridad y tanto recorte? Porque es obvio que el pueblo no ve ese claro repunte que anuncia Mariano…y los parados siguen en paro.
Calvino (1509-1564) adoptó los puntos de vista de Lutero: negación de la autoridad de la iglesia de Roma por derecho divino, negando la sucesión apostólica desde el apóstol Pedro, y dando primordial importancia de la Biblia como única regla de fe y conducta (Sola fides, sola Scriptura), destacando la doctrina de la justificación del hombre por medio de la gracia…y la redención por el trabajo…
¡Pero en España no podremos nunca ser Calvinistas porque NO hay TRABAJO para redimirse!
Por mucho que quieran manipular las cifras…no hay expectativas para los parados.

Mark de Zabaleta

EURO ERROR (II)

Ha-Joon-Chang-

En diciembre de 2010 publicábamos un artículo titulado ¿EURO ERROR? En el que se cuestionaba la utilidad del Euro para España y otros países comunitarios.
El profesor de Cambridge Ha Joon Chang, un keynesiano que ha sabido interpretar las verdaderas necesidades del pueblo, confirma lo dicho por otros economistas como el nobel griego Pissarides.
Para Joon Chang el problema es la moneda única. Esta tiene sentido cuando la introduces en una región que es más o menos homogénea en términos de estructura económica y productividad. Pero el Euro se introdujo en una zona de grandes desequilibrios. Estados Unidos es un país del tamaño de un continente. Hay diferencias de renta importantes, pero hay una unión física, hay transferencias fiscales y el mercado laboral está totalmente integrado, al no haber barreras de idioma.
En Europa, imponer una moneda única fue un error.
Al entrar en la moneda única, los países más fuertes deberían haber estado dispuestos a cuidar de los más débiles. Normalmente, los países con productividad más baja que tiene problemas, devalúan. Es lo que hacían España o Italia todo el tiempo. Ahora no pueden, lo único que pueden hacer es bajar salarios y cortar gasto público, y eso deprime la economía. Deberían haber permitido más campo para transferencias fiscales y cancelación de deuda. Pero no quieren hacerlo. Y es, probablemente, porque los finlandeses no sienten realmente que están en el mismo país que los griegos, y los alemanes no piensan en los españoles como sus compatriotas. Ahí está la raíz del problema. Sin el compromiso de cuidar a los más débiles, no podemos tener una moneda única.
La verdadera solución es cancelar gran parte de la deuda. La gente tiende a ver esto como escandaloso, pero es lo que se hace todo el tiempo con las empresas. Cuando una compañía entra en bancarrota, que quiere decir que no puede pagar sus deudas, se procede a una reestructuración de la deuda y los acreedores aceptan que no pueden cobrar todo. Hacen falta dos para bailar un tango. Si alguien se endeudó irresponsablemente, otro le prestó irresponsablemente. Los bancos que compraron deuda griega en grandes cantidades también cometieron un enorme error, y no están pagando el precio.
Así que deberían haber cancelado deuda y, a largo plazo, controlar el gasto público. Pero en el corto plazo es un suicidio. “No tienes suficientes ingresos, entonces corta tus gastos”.
Eso puede tener sentido para un individuo, pero no para un país entero.
Como dijo Groucho Marx: Claro que lo entiendo. Incluso un niño de cuatro años podría entenderlo. ¡Que me traigan un niño de cuatro años!

Mark de Zabaleta