Mark de Zabaleta: el dilema del erizo…

euro

Arthur Schopenhauer escribió, ya en su última obra, “Parerga y Paralipómena” el famoso “Dilema del erizo”:
En un día muy helado, un grupo de erizos que se encuentran cerca sienten simultáneamente la necesidad de juntarse para darse calor y no morir congelados.
Cuando se aproximan mucho, sienten el dolor que les causan las púas de los otros erizos, lo que les impulsa a alejarse de nuevo.
Sin embargo, como el hecho de alejarse va acompañado de un frío insoportable, se ven en el dilema de elegir: herirse con la cercanía de los otros o morir. Por ello, van cambiando la distancia que les separa hasta que encuentran una óptima, en la que no se hacen demasiado daño ni mueren de frío.
En un determinado entorno económico, en enero de 1999, once países comunitarios sacrificaron sus sistemas monetarios para “atar” sus divisas a un cambio fijo con la nueva divisa comunitaria, el Euro. 1 euro=166,386 pesetas ¿otro Dilema?
De este esquema supieron mantenerse al margen Dinamarca, Suecia e Inglaterra. Prefirieron abrigarse por su cuenta…
Controlar la Inflación y la Deuda Pública de cada país tiene importantes repercusiones para los ciudadanos. Son las púas de los recortes…y del Paro…
La curva de Phillips relaciona la inflación con el desempleo y sugiere que una política dirigida a la estabilidad de precios promueve el desempleo. Por tanto, cierto nivel de inflación es necesario a fin de minimizar el paro. El interés del BCE por controlar la “inflación comunitaria” ha perjudicado claramente a España.
La curva de Philips muestra la relación inversa entre inflación y paro. A menor inflación, mayor paro…
Estar con otros “erizos” nos ha permitido caer en la deflación y controlar la deuda (aunque parece que no se ha sabido hacer…). ¿Ha valido la pena?
Si todavía España tuviera la peseta (pero dentro de la UE ,como Inglaterra con la libra esterlina, Suecia con la corona sueca y Dinamarca con la corona danesa) se podrían haber controlado en el momento adecuado tanto los tipos de interés como los tipos de cambio para favorecer nuestras exportaciones y el turismo, y, sobre todo, habríamos actuado de inmediato para superar la crisis.
El ejemplo griego todavía puede revolucionar el Euro/Error. Quienes demonizan al gobierno de Tsipras por haberse plegado a Europa (de momento…) lo hacen por interés (político) en que no cambien las cosas…
Syriza habla de “una auditoría sobre la deuda pública y renegociar su devolución” y avanzaba, además, una “suspensión de los pagos hasta que se haya recuperado la economía y vuelva el crecimiento y el empleo”.
Ya en Enero de 2011, hasta el nobel de Economía griego Pissarides evocaba una “suspensión del euro” como la mejor solución desde un punto de vista económico…
Tiempo al tiempo… Galbraith dijo “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”.
Mark de Zabaleta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s