Mark de Zabaleta: Keynes, Friedman y Krugman coinciden…

Estos dos grandes economistas, aunque con propuestas diferentes sobre la intervención del gobierno para estimular la Economía (Keynes abogaba por la fiscalidad para que el Estado ayude al ciudadano, mientras Friedman apostaba por la no intervención, porque bastaba con controlar la cantidad de dinero en circulación…), estaban de acuerdo en algo que es evidente: por mucho que se bajen los tipos de interés y que se hable de “inyectar dinero”… la cruda realidad es que esta liquidez no llega al pueblo y permanece en la burocracia bancaria, que lo entrega para especular en los mercados de renta variable, que vuelven a crear nuevas burbujas en los mercados bursátiles.
Eso no constituye ningún motivo de éxito de las políticas monetarias (línea Friedman) sino más bien da cuenta de su rotundo fracaso. Las radicales intervenciones de los bancos centrales de mantener en tipos históricamente bajos las tasas de interés no ha estimulado la inversión privada como desarrollaba el modelo IS-LM (del que hablamos el otro día).
Porque de los bancos privados mejor no hablar. El que realmente necesita dinero es obvio que nunca lo consigue…
Keynes lo resumió en una parábola de su “Teoría General sobre el empleo, el interés y el dinero” de 1936, proponiendo enterrar botellas llenas de billetes en antiguas minas de carbón para que una vez descubiertas (como el oro) crearan nueva riqueza y estimularan el gasto. Las empresas privadas contratarían a mucho personal… extraer los billetes de nuevo… no habría más desempleo… aumentaría el ingreso real de la comunidad y su riqueza…
Milton Friedman, en “The Optimum Quantity of Money” de 1969, propuso otra idea para solucionar la deflación: potenciar el consumo tirando billetes desde un helicóptero a los ciudadanos (consumidores) y a los empresarios creadores de empleo (salarios).
Nunca defendieron que se dé el dinero a los banqueros, ni más liquidez a los inversores y especuladores bursátiles, ni preferir que las empresas bajen salarios, sino exactamente todo lo contrario.
Hasta Paul Krugman (Keynesiano) lanzó la idea de que una amenaza de invasión alienígena sería buena para superar la crisis, ya que se movilizarían ingentes recursos y se crearía muchísimo empleo. Aunque finalmente se descubriese que la amenaza era falsa, Krugman defendía que el esfuerzo habría merecido la pena ya que el PIB habría aumentado.
Pero Monetaristas y Keynesianos coinciden en que es mejor pensar en minas y helicópteros (hasta en platillos volantes) que en los bancos para solucionar el problema… ¡Es obvio!

Mark de ZabaletaPaul_Krugman_250

Anuncios

Mark de Zabaleta: la Macro empieza en Keynes…

La verdadera Macroeconomía nace con la “Teoría General del empleo, el interés y el dinero” de John Maynard Keynes en 1936, y se puso en cuestión en los años 80, cuando el modelo de Agregados keynesiano que desarrolló Hicks (el modelo IS-LM) no pudo explicar el problema de la estanflación (inflación y paro simultáneos).
Había que buscar una explicación, y se elaboró el modelo de Oferta y Demanda Agregada que superó este (supuesto) fallo en la Teoría Económica y ha permitido explicar la realidad durante muchos años con un modelo que a corto plazo (entre seis meses y dos años) explica bastante bien los determinantes del ciclo, tanto desde los cambios en la Demanda Agregada como de las alteraciones en la Oferta.
Pero a medio plazo (entre dos y cinco años) este modelo, el ajuste de precios esperados y de salarios, sigue sin garantizar el pleno empleo. Las políticas de Demanda de corte keynesiano pueden facilitar este ajuste acortando el período para alcanzar el pleno empleo, como quieren intentar los gobiernos norteamericano y británico, pero la realidad es que el pleno empleo no llega y en aquellos países que están esperando el ajuste de la Oferta Agregada vía salarios, como es el caso de algunos miembros en la UE, el experimento no funciona, aunque insisten en flexibilizar precios y de salarios para facilitar la creación de empleo y buscar el espejismo del pleno empleo en los países con mayores tasas de paro, y evidentemente España es el ejemplo más claro…
El interés y originalidad del modelo IS-LM de Hicks consiste principalmente en que muestra la interacción entre los mercados reales (curva IS Inversión/Ahorro) y monetarios (curva LM Demanda/Oferta monetaria). El mercado real determina el nivel de renta mientras que el mercado monetario determina el tipo de interés. Ambos mercados interactúan y se influyen mutuamente ya que el nivel de renta determinará la demanda de dinero (y por tanto el precio del dinero o tipo de interés) y el tipo de interés influirá en la demanda de inversión (y por tanto en la renta y la producción real).
Por tanto en este modelo IS-LM se niega la neutralidad del dinero y se requiere que el equilibrio se produzca simultáneamente en ambos mercados. Keynes lo dejó claro: “Sin embargo, si nos vemos tentados de asegurar que el dinero es el tónico que incita la actividad del sistema económico, debemos recordar que el vino se puede caer entre la copa y la boca; porque si bien puede esperarse que, ceteris paribus, un aumento en la cantidad de dinero reduzca la tasas de interés, esto no sucederá si las preferencias por la liquidez del público aumentan más que la cantidad de dinero”.
Pero España ya no tiene el control de “su” moneda…y la situación IS-LM no es la misma en España que en Alemania…
¡ Ahora estamos en la zona cEuro !

Mark de Zabaletasepia tone if poss

Mark de Zabaleta: lo del Euro recuerda a Charlot…

Cuentan que Einstein se encontró con Charlot en una fiesta y le dijo: “lo que admiro en usted es que su arte es universal, todo el mundo le comprende”. Charlot respondió: “Lo suyo es mucho más digno de elogio: todo el mundo le admira y prácticamente nadie le comprende”…
¿Alguien comprende lo que pasa con la “admirada” zona Euro? Porque, en España podríamos empezar a calificarla “zona Ceuro”…Todavía estamos en Crisis con un paro de más del 24% (y mejor no analizarlo…) cuando nos acabamos de enterar de que los del Euro (Alemania y compañía…) van mal (Alemania se frena con un -0,2% en el segundo trimestre).
La referencia del crecimiento europeo vuelve a ser el Reino Unido (que NO está en el Euro…) con un incremento del 0,8 %.
España puede, ante la crisis, tratar de bajar sus impuestos (pero subieron el IVA…) e incluso gastar todavía más de lo que recauda (el famoso déficit público ya alcanza el Billón…), pero no puede tocar la peseta, que ya no existe.
Si todavía España tuviera la peseta (pero dentro de la UE como Inglaterra con la libra esterlina…) se podrían haber controlado los tipos de interés adecuadamente, se podría haber actuado sobre los tipos de cambio para favorecer nuestras exportaciones junto al incremento del turismo y, sobre todo, habríamos actuado de inmediato para superar la crisis. La pérdida de tiempo (¿recuerdan lo que tardó ZP en reconocer/pronunciar CRISIS?) en la toma de decisiones se transforma en pérdida económica.
Pero MR está convencido de que “España va bien” con un crecimiento del 0,6% convencido de que “se hizo lo que había que hacer” y, además, anuncia que las reformas tiene que seguir…
Cuando veas las barbas de tu vecino alemán cortar pon las tuyas a remojar…
Y el ejecutivo comunitario dice: “las cifras presentan una fotografía mixta que debe ser valorada a medio plazo”…
Ya lo dijo Keynes: “A largo plazo todos estaremos muertos”…
Pero…¡en el Euro! Que todo el mundo admira y nuestro paro no comprende…

Mark de ZabaletaCharlot

Mark de zabaleta: ¿Dónde quedó la Ciencia Económica?

Es el título de un interesante artículo publicado por el Catedrático García Montalvo en “Negocios”. En el epílogo dice: los medios de comunicación deberían ser un poco más cuidadosos cuando seleccionan sus “expertos economistas”. Esto permitiría evitar, al menos en parte, la sensación de que la Economía no tiene bases científicas después de oir argumentos disparatados o interesados…

Ciertamente hoy en día parece que todo el mundo es un experto economista…¿Recuerdan la anécdota del chófer de Einstein? Había escuchado tantas veces las conferencias del maestro que fue capaz de suplantarle en una de ellas. Albert Einstein tenía un gran sentido del humor…e intercambiaron sus puestos…y cuando al acabar el acto le hicieron (al chófer) una pregunta de cuya respuesta no tenía (evidentemente) ni idea, contestó: “su pregunta es tan sencilla que estoy seguro de que hasta mi chófer podría contestarla, así que dejaré que sea él mismo quien lo haga”…

Galbraith dijo: “hay dos clases de economistas, los que no saben nada y los que no saben ni eso”.

Como indica García Montalvo “Alguien ajeno a la profesión, o asiduo a las tertulias de los medios de comunicación, podría pensar que en Economía todo vale”… Nada más lejos de la realidad…

Recordemos por último a Joan Robinson: “el principal motivo para estudiar Economía es aprender a evitar ser engañado por los economistas”

Por algo lo diría…

Mark de Zabaleta

grouchomarx